miércoles, febrero 14, 2007

TRIBU GLOBAL: Ah......los venezolanos

En el dia del amor, otro toque femenino de la pluma de Jean Sánchez, que lo disfruten!

Ahora que llevo 5 años y un poco más fuera de Venezuela y que me he relacionado con hombres de otras nacionalidades (no solo con los del país donde vivo) me he dado cuenta de cómo son los venezolanos en las relaciones de pareja...
Puedo sintetizar todo en una frase: “los venezolanos son mentirosos”. Pues sí, así es, lo único que quieren es levantarse a una mujer y para eso les hacen creer que son angelitos, que están enamorados, que dan la vida por ellas, de hecho, se desviven, le hacen creer que el centro de su vida es ella, la mujer de tonta se cree todo y cae redondita. Ya cuando eso pasa entonces se voltea la tortilla y es la mujer la que empieza a comportarse de la forma que describí antes.
Con esto no quiero decir que todos mientan siempre, por ahí he escuchado que una mentira dicha mil veces se convierte en verdad y bueno, hay algunos que caen en su propia trampa y terminan más enamorados de lo que querían.
Tampoco quiero decir que eso sea malo, es una forma de ser. En el país en donde estoy es muy distinto, los hombres no se desviven por ninguna mujer, es todo como más natural, dicen lo que sienten cuando lo sienten, pero ese ritual y toda esa estrategia de seducción no existe. Si dos personas se gustan, se lo dicen y ¡plomo! Nada de rodeos ni de tonterías y cuando decidan terminar, es igual.
Ambos procedimientos tienen sus pros y sus contras. Digamos que estoy acostumbrada a la salamería del venezolano, pero el final es tan doloroso que prefiero que todo sea de verdad desde el primer día.
Esta y otras cosas son las que uno aprende a ver cuando vive en otro país y se relaciona con gente distinta.
He dicho.

Jeanjovi

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, a este comentario hay que agregar que las mujeres venezolanas tambien son bien diferentes: "cuando me llamas? por que no llamas? porque me llamas? cuando vienes? porque no vienes? porque vinistes?" O sea... CUAIMAS TOTALES!!! :)

Cabeza dijo...

Las mujeres venezolanas nunca fueron entrenadas para tener sexo, solo "hacen el amor", por eso necesitan estar enamoradas (o creerselo) para acostarse con alguien, y por supuesto hacerle la pregunta: ¿papi tu me quieres?. Todo tiene que ver con la ofeta y la demanda (siempre el maldito neoliberalismo), para poder conseguir la mercancia el hombre venezolano prometera hasta las estrellas y por supuesto ellas se lo creeran (aunque sea un autoengaño) para poder satisfaser la misma necesidad que tiene el hombre de sexo.

Anónimo dijo...

Tengo una amiga espanola a la que le parecemos muy melosos; bueno mientras sus espanoles se interesan mas el futbol que por el sexo; nosotros nos encargaremos de llenar ese vacio; literalmente...

Jeanjovi dijo...

Tranquilos... ya me extenderé sobre el tema de las mujeres... Tengo mucho que decir, esto es solo el comienzo.

El Pollo dijo...

Cabeza.

Muy bueno tu comentario. Estuve como media hora cagao de la risa !

Aunque creo que es cierto lo que dices, me parece que es un poco a nivel latinoamericano la cosa... Tal vez esté equivocado, esperemos que aparezca otro comentario de otro sitio que no sea Venezuela a ver que nos dicen...

Con respecto al entrenamiento, en general a los hombres venezolanos tampoco los entrenan para el sexo.

El Pollo dijo...

Jean,

Muy bueno tu artículo, me gustaría ver ese de las mujeres !

Pope dijo...

Yo estoy totalmente de acuerdo con Cabeza, lo que signifca que estoy de acuerdo con la autora ... En realidad es simplemente una estrategia de adaptacion frente a la necesidad.

Pero la razon, esta ahi (en la explicacion ofrecida por cabeza), los Venezolanos, al igual que muchos otros hombres, pensamos en sexo el 95% de nuestro tiempo; y entonces como se consigue si no es adaptandonos.

CIRO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
CIRO dijo...

Como lo dije en un post de noviembre, las cuaimas no existirian si no hubiera hombres dispuestos a dejarse cuaimiar. Y no habria hombres melosos si no existieran mujeres que se dejen molosear!!! Quien fue primero el huevo o la gallina?? Pa' mi el guevo!

Anónimo dijo...

Concuerdo con la sentencia de que esta actitud es "a nivel latinoamericano"; el rol de la mujer: enamorarse singularmente; el rol del hombre: ser un buen amante plural. Aunque hay excepciones, como Brasil, el común denominador en la comunidad latinoamericana sigue siendo el machismo (por supuesto también criado y amamantado por la mujer), y esta forma de distingo sexual en las relaciones de pareja, es una muestra más del fenómeno que está provocando una peligrosa antítesis igual de peligrosa y denigrante: el feminismo. Ejemplos innegables de nacionalidades en las que se denota el fenómeno de "la mujer venezolana" (y por ende, el del hombre venezolano): Colombia, Argentina, El Salvador, Guatemala, PANAMÁ, MÉXICO.
Mi humilde punto de vista y sin afán de herir susceptibilidades.

Anónimo dijo...

Pope,

Sos un bárbaro... 95% !

Anónimo dijo...

Una preguntita Pollo, si a los hombres no los entrenan para el sexo; donde aprendiste tu?????

Jeanjovi dijo...

A ver, vamos por parte...

Las mujeres venezolanas son unas cuaimas casi en su totalidad. Yo no sé si incluirme porque siempre he sido más bien demasiado pendeja y "buena novia", sin causar tantos problemas, cosa que también es mala porque como bien dice el dicho: "las mujeres buenas van al cielo y las malas a todas partes”. Aparte de eso, la mujer más bondadosa del mundo se llama Teresa de Calcuta y ¡es monja! Ahí te lo dejo.

Eso de que las mujeres venezolanas nunca fueron entrenadas para tener sexo sino para hacer el amor es absolutamente falso, es otra de las imágenes que el maquiavelismo de la mujer venezolana quiere dar y por lo visto, lo logra. Perra es lo que sobra y sabemos muy bien qué tipo de relación queremos con un hombre desde el primer día, así que no se fíen. Que sepan que donde ponemos el ojo ponemos la bala y tanta necesidad tenemos nosotras de sexo como los hombres, por igual, lo que pasa es que no lo decimos porque nos tachan de ninfómanas (bueno, yo sí lo digo, jeje), es una razón netamente social y pendeja, porque sexo queremos todos, ya sea suavecito o puro y duro, eso sí, abstenerse los malos polvos, por favor.

Sobre los españoles... Bueno, en general, los españoles me encuentran extremadamente dulce y cariñosa en el trato y para ellos es un horror que los toques si no quieres nada con ellos, no me refiero a meterle mano, por supuesto, sino que los saludes y les toques un brazo, el cuello, o que estén sentados y les medio toques una pierna, "se les disparan todas las alarmas", como dicen aquí (quizás también se les dispare otra cosa). A un amigo venezolano lo que le pasó fue que su proyecto de novia vasca le decía: "¿pero por qué me llamas tanto?, ¿no nos vimos hace tres días?", la chica se sintió acosada y el pana solo pretendía cortejarla... Bueno, espero que haya aprendido. Y otra cosa más sobre los españoles, hay de todo, como en todas partes, es mentira que solo están pendientes del fútbol, para nada, repito, hay de todo.

Pollo, a todos nos entrenan para el sexo, tanto a hombres como a mujeres, diría que en Venezuela hay una competencia a ver quién lo hace mejor (por eso me fui, demasiada competencia, qué va! jaja).

He dicho.

Anónimo dijo...

Plomo al hampa!
He dicho!

Cabeza dijo...

Pope pensamos 95% en sexo y el otro 5% en como conseguirlo

Priss dijo...

Jean tienes razón. En España somos raras, demasiado melosas para su gusto. O peor, les gusta que expresemos cariño, pero enseguida se piensan que te vas a acostar con ellos. Por una parte sería una ventaja si estamos en busca de sexo y nada más, pues ligas rapidíto. Pero en el caso contrario, si los ves como a meros amigos (como aquellos venezolanos que dejamos lejos) te trae más de un dolor de cabeza.

En cuanto a las mujeres españolas, las hay de los dos tipos, porque están aquellas extremadamente "feministas", que les molesta tener al hombre encima o cualquier muestra de atención por parte de un hombre (bueno a estas por molestarle les molesta hasta que las dejen pasar delante) y está el otro grupo, que si un venezolano empieza con su melosería caen todas rendidas creyendo que es un amigo súper tierno, cuando la verdad es un cortejo en busca del mismo sexo directo que lanza el español. Y a pesar de el aumento de las feministas españolas, también aumenta los machistas espanoles que lamentablemente son muchos.

En fin, creo que de alguna parte los venezolanos hemos heredado nuestras actitudes con respecto al tema sexo-romance y debemos destacar que el español ha cambiado mucho desde nuestros padres a las nuevas generaciones.

Jeanjovi dijo...

Así es, Priss...

Mi experiencia con los catalanes me ha dejado una idea clara: los hombres son víctimas de las mujeres. Es muy raro encontrar a alguno que no tenga un trauma y mientras más edad tengan, peor, más traumas o traumas más grandes y de difícil solución. He conocido a pocas catalanas, pero esas pocas, TODAS son malas, siempre terminan jodiendo al novio, machuque, rollete o lo que sea.

Es difícil hacer creer a un catalán que no tienes necesariamente que ser mala, sino que disfrutas de su compañía. Digo los catalanes porque todos, tanto hombres como mujeres, nacen con un porcentaje de desconfianza importante y cuesta trabajo que se ablanden, pero cuando lo logras te hacen extremadamente feliz. Quizás por eso las mujeres sean tan malas, no se ablandan jamás y los hombres sí... es que claro, los engatusamos... jejeje...

Anónimo dijo...

Todo es relativo. Viendolo desde otro punto de vista se podria decir que el hombre venezolano no es mentiroso si no que la mujer venezolana es pendeja.

Anónimo dijo...

El Chino dijo:


Mi pana Ciro, hay algo que me confunde mucho. Comienzas tu artículo diciendo que tras tus cinco años en Estados Unidos te has relacionado con HOMBRES de otras nacionalidades (y no solo con los venezolanos).

Después de relacionarte con ellos te diste cuenta de que estos no son tan "salameros" como los criollos. Eso lo entiendo.

Ahora te pregunto: ¿Te metiste a marico por allá en el norte?

Espero que respondas pronto, y descuida, tus padres nunca se enterarán.


RESPECT