martes, febrero 16, 2010

Reflexiones De Una Nevada


Las históricas nevadas que azotaron la capital del Imperio la semana pasada colapsaron la ciudad de tal manera que muchas personas se quedaron atrapadas en sus casas –principalmente las personas que viven en los suburbios de Maryland y Virginia- por hasta 5 días, algunas de ellas sin electricidad, sin suficiente comida o sin suficiente birra para paliar la encerrona. Además de palear la nieve.

Pero no me voy a referir a los problemas de infraestructura, transporte o de logística que se presentaron o si el alcalde Fenty hizo o no lo correcto; a lo que me quiero referir es al cómo cada uno de nosotros enfrentó lo que por estos lares llaman el cabin fever. Se conoce como cabin fever a la sensación de claustrofobia que se siente cuando una persona o grupo se quedan encerrados en un mismo lugar por largos periodos de tiempo sin nada que hacer.

En un pequeño estudio -empírico- de campo que hice entre mis panas y por mi propia experiencia pude recopilar varios cuentos que quisiera compartir con ustedes.

Lo primero que me vino a la mente al oír los relatos de los panas fue uno de mis cuentos favoritos de Cortázar: Autopista al Sur. En esta excelente historia, una gran cantidad de personas quedan atrapadas en una brutal tranca de tráfico regresando a Paris un domingo de verano por la tarde. Aunque en nuestro caso fue en el invierno; la similitud radica en cómo cambia el comportamiento humano ante una situación límite.

En mi caso particular durante la semana que duró la cómica de la nieve, trabajaba en el día desde la casa y todas las noches salí -sin importar si estaba nevando, si se podía caminar por las aceras o no o si en viento era de 50 millas por hora-, necesitaba sentir que no estaba atrapado.

Algunas de mis panas se dedicaron al arte -¡y hasta me hicieron un cuadro!-, muchos tomaron fotos, otras comenzaron a beber solas, unos incluso descubrieron que el vodka no era tan malo como pensaban, casi todos tenían la ansiedad de la espera del correo de la oficina que dijera: “debido a las condiciones climatológicas, el gobierno federal no trabajará mañana”, otra amiga descubrió que un buen Cuba Libre puede ser el mejor desestresante, otros se quedaron empiernaos, un amigo todavía tiene la esperanza que la montaña de nieve sobre su carro se va a derretir y no va a tener que quitarla él mismo, una amiga le agarró el gusto a saltar la cuerda para ejercitarse, otros empezaron a extrañar el trabajo, una amiga me confesó que no quería ver un sobre rojo de Netflix por mucho tiempo, otros soportaron estoicamente dolores en sus piernas, otra me confeso que se estaba volviendo loca, más de uno ya no soportaba a la persona con la que estuvo encerrada por tantos días, otros se dedicaron a la lectura, otras a falta de botas comenzaron a usar bolsas para la nieve, algunas empezaron a buscar trabajo, muchos añoraban estar en una playa del Caribe, otros corrieron en underwear, unos descubrieron paginas web que ni sospechaban que existían, la mayoría empezó a odiar la nieve y todo el mundo se dio cuenta que no hay nada como la libertad para poder decidir lo que queremos o no hacer.

¿Y a ti como te trató la encerrona?



Ciro

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Wow tu si eres interesante mi amor:

"trabajaba en el día desde la casa y todas las noches salí -sin importar si estaba nevando, si se podía caminar por las aceras o no o si en viento era de 50 millas por hora-, necesitaba sentir que no estaba atrapado."

Asi me gustan los hombres; duros de verdad.

Anónimo dijo...

para los que tienen chamos no habia tiempo de reflexionar mucho, sino de dedicarle las 24 horas a ellos

Jeanjovi dijo...

bueno, friend, nunca he vivido algo así, en Barcelona la nieve es casi un sueño imposible de realizar, digo "un sueño" porque a mí me encanta, de hecho, creo que si me pilla una encerrona sería feliz, saldría a caminar por la nieve igualito, aunque no pudiera hacer nada más...

Anónimo dijo...

a mi me duelen los hombros y la espalda de palear :(

Anónimo dijo...

Ciro,
Me encantó ti art del blog....

Anónimo dijo...

Yo armé rompecabezas; 4 para ser más precisos

yessyka dijo...

Autopista al Sur.... lo mejor de j.C. ME ENCANTA!!
Si esto sigue así te tocara aprender a usar algun programa como AUTOCAD y me ayudas con unos planos pero te pagare en bs de los fueltes jiji!!!mira dejate de chistes y sí viene otra nevada toma un vuelo y vamos a Margarita o subes el Roraima conmigo.

cariños
YESSY

El Pollo dijo...

Yo me leí Angeles y Demonios.

Quesoman dijo...

Como al primer anonimo, a m tambien me gustan los hombres duros

Ciro Pepe dijo...

Gracias a tod@s por compartir sus experiencias y por los piropos sobre el articulo.

Quesoman, zapatea pa' otro lao'

Saludos