miércoles, abril 08, 2009

La Orquesta Sinfónica de la Juventud Simón Bolívar en DC



El pasado lunes se presentó en el Kennedy Center de la ciudad de Washington, DC la Orquesta Sinfónica de la Juventud Simón Bolívar. Tuve la fortuna de asistir -gracias a Isis, Ma. Isabel Pacheco y Nohely- no solamente al concierto, sino al ensayo de la Simón Bolívar, orgullo de todos los venezolanos.

Pero no me quiero referir solamente a que la sala estaba totalmente repleta, a la extraordinaria ejecución de las piezas de Ravel, Castellanos y Stravinsky -las cuales pude apreciar, a pesar de mi supina ignorancia sobre la música académica-, la magistral conducción de Gustavo Dudamel, la ovación de pie por más de 10 minutos y la lanzada de las chaquetas con el tricolor nacional -ya típica en las presentaciones de la Simón Bolívar en todos los escenarios nacionales e internacionales-.

En lo que quiero hacer énfasis es en lo que representan estos 180 jóvenes venezolanos, salidos del exitoso Sistema de Orquestas Juveniles creado por el Maestro José Antonio Abreu en el, ya lejano, año de 1975.

Esos 180 jóvenes representan TODO lo bueno que tiene Venezuela, lo cual debemos rescatar urgentemente; en un momento en que la mezquindad, el odio, el resentimiento y la falta de humildad reinan campante en lo que en algún momento fue conocida como la Tierra De Gracia.

Ellos representan un crisol étnico -negros, mestizos, blancos, rubios-, social y político, en el las diferencias desaparecen por el amor a la música, al arte y -sobre todo- a Venezuela. Ese es el ejemplo que hay que replicar en todas las áreas de nuestra vida cotidiana para poder vencer la ignominia porque la que estamos atravesando en esta aciaga hora.

Y me pregunto: ¿Nos alcanzará el profundo amor por Venezuela que sentimos, para recuperar lo que una vez fuimos: un país unido, alegre, sin odios ni rencores y donde todos convivíamos sin distingo de ningún tipo; y lo único que nos diferenciaba era nuestra preferencia beisbolística? ¡Dios quiera que así sea!

Ciro






9 comentarios:

Anónimo dijo...

igno-queeee??? quien es esa perra??

Curiosa dijo...

Amén

Anónimo dijo...

Bueno, viniendo de un venezolano que vive fuera del pais, que podemos esperar!

Anónimo dijo...

Lo único por lo que no ha habido un guerra civil aquí es por lo que se menciona: nunca ha sido un país de odios ni rencores; en otro país, ni les cuento...

Anónimo dijo...

de pana que DCV es sobre cualquier vaina: un dia culitos, otro boxeadores y despues orquestas sinfonicas...

El Pollo dijo...

Vivir afuera no es malo. Al menos que vivas burda de lo bien, sin violencia, con billete y apoyes a la revolución. Lo cual no es el caso de los escritores de DCV.

Ciro Pepe dijo...

A todos gracias por sus comentarios!

El punto que queria hacer es que nos reflejemos en el ejemplo de El Sistema para que tratemos de replicarlo en todos los ambitos.

El vivir afuera, lejos de tu familia y no poder ver como crece tu sobrino, no le quita el derecho a nadie de seguir siendo venezolano. Suerte la de los que tienen a su familia cerca...

Resentido dijo...

El 'maestro' abreu es un rolo de vedio!!!!

Iluminado dijo...

Dudamel porteaba burda de bien... incluso jugo en Colombia.