martes, febrero 10, 2009

Google Latitude: ¡Guíllate!


No vamos a disertar sobre el cómo la tecnología ha cambiado nuestras vidas de una manera brutal; eso seria llover sobre mojado o -como diría Lavoe- un periódico de ayer. Pero algunas vainas de la tecnología pueden complicarnos las cosas, incluyendo la vida sentimental, por ejemplo.

La semana pasada Google lanzó Google Latitude -http://www.google.com/latitude/intro.html-, que según el blog oficial de la compañía “permite a los usuarios localizar físicamente, a través de los teléfonos móviles, a sus contactos que también estén suscritos”. La compañía señala que es “una forma divertida de estar en contacto con los más cercanos, puesto que indica la localización aproximada de la gente. En adelante usted sabrá si su esposa está atascada en el tráfico, si uno de sus compañeros vino a la ciudad por el fin de semana, o tranquilizarse confirmando que un ser querido que viajaba en avión llegó a su destino”. Para finalizar la escueta descripción de la nueva aplicación, el grupo con sede en California se lanza un pequeño disclaimer: “una persona puede elegir quiénes pueden localizarla y existe el “modo ‘escondido’”.

El peo es que cuando uno vive de su lengua, como lo hago yo, uno se vuelve un pervertido de la lengua y tiende a ser muy quisquilloso con las palabras. Para mí en esta descripción de Google Latitude hay varias palabritas que me hacen dudar sobre esta aplicación: “localizar físicamente... (de) una forma divertida…si su esposa está atascada en el tráfico… y existe el “modo ‘escondido’”.

Vamos a ser serios: localizar físicamente, forma divertida, esposa y modo escondido son palabras que no van bien juntas, por lo menos para mí, que como ya dije, soy un pervertido de la lengua.

Porque me van a decir ustedes que si la cuaima le propone a su Palomino Vergara que ambos bajen la aplicación “para estar más tranquila”, ¿cómo carajo se le va a decir que no? Al decirle que sí, se jodió nuestro Palomino, porque ella tendrá las mil y una excusas -creíbles, además- para cuando esté en modo escondida/pillina, pero el bolsa de Palomino, ni que tenga un PhD de la universidad de la vida, se podrá librar del berenjenal que le va a tocar si se pone a jugar con el “modo escondido”.

Y tú mi querida lectora, pillina y no pillina, ¿le pedirías a tu Palomino que instalara Google Latitude en su celular? Y a ti Palomino, ¿te gustaría que te localizaran cuando estés atascado por ahí?


Mi respuesta sería: ¡Guíllate!

PD Esta aplicación no es compatible con el iPhone aun. Aunque el teléfono de Apple tiene una aplicación similar propia que sólo funciona de iPhone a iPhone. ¡Pollo, estamos salvaos, a medias!

Ciro







5 comentarios:

Pope dijo...

Mis elicitaciones muy bueno.

Yo ya me negue, o mejor dicho me hice el pendejo con mi queridita esposa que me pregunto con cara de inocencia angelical "te acuerdas de un comercial del iphone que vimos una vez sobre ..."

Jajajaja me salve, pero no se por cuanto tiempo podre resistir :)

POPe

Pillina Panamericana dijo...

Ciro, Si vives en San Antonio o los Teques no hay rollo porque el sistema va a decir que estas atascada en la Panamericana y realmente estarás atascada en el Motel la Orquidea, así que tu marido no sospechara!!

El Pollo dijo...

Ciro,

A mi no me metas en peos con tus escritos.

linguista dijo...

como es eso de que eres un pervertido de la lengua???

El Orá culo dijo...

Al lingüista:
Cuenta la leyenda urbana que Ciro desde pequeñín ha sido muy elástico, en otras palabras,
Ciro es un tipo "autosuficiente"...
de allí lo de "pervertido de la lengua"


Buen provecho...