jueves, setiembre 01, 2011

Huracán Irene en DC


Tuvimos un Huracán en DC !

Cuando pusimos Sismo en DC en DCV, los de la Costa Oeste, Chile, Perú y Japón se ofendieron. Así que seguro va a salir la gente de Florida, el Caribe y de Oceanía a decir que Irene fue una lluviecita.

Y lo fue (como varios que hemos tenido en los últimos 10 diez años) !

Para ser exactos, fue una tormenta tropical de grado con vientos entre 40 y 60 millas por hora (65 km a 100 km) y con bastante agua.

El problema de estos huracanes entrando como tormenta tropical en esta zona de DC, Virginia o Maryland, no es que te vayan a tumbar la casa sino que, es muy fácil que te quedes sin electricidad. Uy que miedo !

Para que eso suceda tiene que caer una ramita entre dos líneas de alta tensión que hay entre cada poste de luz para que explote el transformador y una calle o vecindario entero se quede sin luz.

En Venezuela, - al menos en zonas aptas para la construcción -, lo que había que temer era que se te quemara algún equipo, o no vieras TV, o se te pudriera la comida. Pero aquí, -en esta zona metropolitana de Washington DC-, hay una característica en muchas construcciones que generan un temor más: La existencia de Basements o Sótanos en las casas. Y estas construcciones necesitan de bombas de achique para sacar el agua y nunca se produzca una inundación. Hay que tomar en cuenta que es frecuente encontrar en sótanos habitaciones, zonas de recreación con TV, equipos de “Home Theater”, mesas de pool, juegos de vídeo, lavadora, secadora y depósitos de “peroles” entre otros. Cuando dejan de funcionar si no se tiene otra bomba auxiliar trabajando con una batería o una bomba de achique que funcione con algún combustible, a pesar de que el “Huracán” es pequeño los daños en tu casa pueden ser estructurales además de la pila de cosas que quedan inservibles.

El otro problema de esta zona, es que los suelos son arcillosos y los árboles no desarrollan raíces profundas y se caen completicos de raíz. Pero a qué me refiero con raíces poco profundas? Imagínense a un árbol de más de 30 mts con una raíz de un metro de profundidad. Esto no es un problema de un “Huracán” como Irene, es un problema de lluvias y que tu casa esté, -o tu propiedad-, en el sitio equivocado.

Luego de la tormenta Irene, vi unas ramitas sobre la cerca de madera de mi casa y de verdad me dije que las limpiaba otro día, ya que tenía que sacar a pasear a mi hijo de dos años que podía atacarme luego de casi 24 horas de estar encerrado. Lo que no me había percatado es que las ramitas no se habían caído de un árbol, sino que eran las ramas más altas de un roble de más de 30 metros que se fue de largo a largo e impactaron mi cerca y la de mi vecina.

La verdad tuve mucha suerte ya que el árbol no estaba pegado a mi casa, nadie salió herido, los daños materiales no son escandalosos y además al parecer el condado va a correr con los gastos.


Mi pana Annie en VA no corrió con la misma suerte unos años atrás al caerse un “Mega” árbol sobre su casa y el vecino de mi pana Miguel en DC no corrió con la misma suerte al darle un árbol un beso a su carro.

Ejemplos como estos, muchos.

Somos hormigas. Sólo somos hormigas.



El Pollo