martes, septiembre 09, 2008

Extraño el Siglo XX

El otro día veía una foto de Gianluigi -mi sobrinito- y me decía: “coño, ojala que él estuviera creciendo en la Venezuela del siglo XX y no la del siglo XXI”. Y me lo decía, no por tirármela de retro, de anacrónico o de querer profesar que “todo tiempo pasado fue mejor”, sino simplemente, porque la Venezuela en la que yo crecí -no mucho, lo sé-; era un país con peos -como cualquier país en desarrollo- con inequidad social, con delincuencia, con pobreza, con corrupción; pero no joda, era una Venezuela de pinga, feliz, sin traumas, sin odios ni resentimientos, en donde había tolerancia y no te imponían formas de pensar, pero, sobre todas las cosas, era una Venezuela moderna.

Nuestra modernidad, o nuestro sueño de ella, -comprada por el excremento del diablo, por supuesto- era orgullo de todos los venezolanos: autopistas, puentes, rascacielos, aeropuertos, teatros, bulevares, centros comerciales, escuelas, hospitales, universidades y, hasta, becas para estudiar en las mejores universidades del mundo; nos permitían soñar con convertirnos algún día en primer mundo. Un sueño que no era tan desquiciado, si tomamos en cuenta que hasta hace sólo 30 años España era un país más atrasado que nosotros.

Pero, desgraciadamente, mi querido Gianluigi está creciendo en la Venezuela del Socialismo del Siglo XXI, donde el retroceso de la modernidad a la prehistoria nos ha tomado, poco menos de 10 años; una Venezuela donde el trueque y el regateo, como formas de intercambio comercial, nos recuerda que rodamos del tren de la modernidad aquel maldito 6 de diciembre de 1998.

Ciro







7 comentarios:

laura perez dijo...

Este artículo es demasiado duro para quienes todavía estamos aquí y no hemos podido salir. Nuestros GL están viviendo las consecuencias del desastre que inició en el 98. Nostalgia es una palabra demasiado dulce para los padres de estas nuevas generaciones. La verdad creo que las emociones más claras son rabia, tristeza e impotencia.
Gracias por este artículo. Las cosas más duras nos ayudan a tomar importantes decisiones.

Jeanjovi dijo...

Agradezco haber podido salir a tiempo. No tengo hijos, pero soy yo la que ha crecido verdaderamente desde que vivo fuera de Venezuela.

El vaso esta medio lleno dijo...

Tranquilo panas venezolanos, lo peor...



... está por llegar...

Chrissyglu dijo...

En 1976 mi papa decidio mudar a nuesta familia de EEUU a Caracas, Venezuela, porque alli el tendria mas oportunidades (boom petrolero), podria criar a sus hijas en un ambiente mas sano (era la epoca de los hipies en EEUU) y en una sociedad, a su parecer mas justa (el vivio la muerte de JFK, Martin Luther King y Malcom X en New Orleans, una de las ciudades mas racistas y clasistas de EEUU).

Hoy en dia mi hermana y yo estamos haciendo completamente lo opuesto por las mismas razones.

Yo doy gacias todos los dias por haber crecido y vivido 20 anos en Venezuela, pero tambien doy gracias a que en este momento estoy criando a mis hijos en EEUU.

Ojala algun dia se pueda volver a NUESTRO pais.

Anónimo dijo...

Que dolor tan grande ver a nuestro pais en el estado de retroceso y atraso en el que esta...

Ciro Pepe dijo...

Laurita, Jean y Chris,

Gracias por sus comentarios que estan cargado de mucha arrechera, como la que yo siento cuando veo que nos estan robando a nuestro pais...

Anónimo dijo...

maldito sea chavez!