martes, diciembre 11, 2007

Libro: Dispatches from the Edge

Hace poco terminé de leer un libro del periodista y reportero de CNN Anderson Cooper que recomiendo totalmente. Se llama "Dispatches from The Edge - A Memoir of War, Disasters and Survival", algo así como "Noticias desde El Infierno (Memorias de la Guerra, Desastres y Supervivencia)". Lo cierto es que trata básicamente de tragedias que cubrió éste producto de guerras y fenómenos atmosféricos.

Lo que me gustó, no es sólo haber visto a través de los ojos de éste, lo duro que fueron estos hechos (Conflictos en Somalia, Niger, Sarajevo, Bagdad, Suráfrica, Rwuanda y las tragedias del Tsunami en Sri Lanka y el Huracán de Katrina), sino también la búsqueda de respuestas y de paz interna que Anderson Cooper necesitaba conseguir por lo duro que fue su infancia. Siendo un niño rodeado de amor y una posición económica familiar envidiable tuvo pérdidas violentas de seres de familiares queridos que cambiaron totalmente su vida.

Las descripciones de los hechos que suceden durante y los que preceden a estos conflictos y tragedias están narrados con detalle y es allí que uno ve cosas surreales, irónicas que Cooper no deja de contárnoslas. Una de las tantas, es cuando se entera que en Niger (donde la mujer promedio da a luz 8 veces en su vida y 1 de 4 niños no pasa de 5 años de edad) hay riesgo de que 3.5 millones de personas están al borde de morir de hambre. Este deja a un par de amigos plantados con los que estaba vacacionando y le preguntan por qué querrías ir ? Y este les responde: Por qué no querría ir? Luego explica que fue (este trabajo de reportero) como si en su vida una ventana del mundo se abrió (algo así como que salió de la burbuja donde la mayoría de las personas que viven bien nunca salen o no quieren salir) y él simplemente quería verlo. El necesitaba recordarse de la realidad del mundo. Se preocupaba de que si se ponía muy cómodo o complaciente, perdería toda la sensibilidad, el mismo sentir.

Desde mi punto de vista, me ayudó a ver la despedida de mi hermana como algo más natural, menos doloroso. La pérdida de un ser humano no es algo que todos tenemos en común, así que tal vez no todo el mundo disfrute de este libro de la manera que yo lo hice. En mi caso puedo decir que de alguna manera me identifiqué con Anderson Cooper. Sin embargo, el libro tiene gran cantidad de anécdotas que cualquier lector puede apreciar.

Los capítulos del desastre de Katrina son particularmente buenos, donde expone los problemas que lo aquejan su frustración ante la burocracia, falta de responsabilidad de los políticos mientras interrumpe a una senadora (que le daba las gracias a los militares y otros políticos por el gran esfuerzo hecho por solventar la crisis de New Orlenas) y le espeta que cuando ve políticos dándonse palmadas en la espalda y felicitándose, causa que la gente se frustre, se enoje y se indignen porque literalmente hubo una persona en la calle, siendo comida por ratas por estar 48 horas en la intemperie y no había ayuda ni una bolsa para levantar el cuerpo. Durante Katrina amarraban los cuerpos flotantes a los postes porque como no habían recursos no podían levantarlos y así evitar que estos se perdieran.

Este libro es muy sensible. El escritor coloca en este libro muchos episodios de su vida privada que explican el por qué de su comportamiento, sus frustraciones, su dolor interno, sus vivencias, su esperanzas. A pesar de que pareciera un libro "cargado" y pesado de leer, en realidad se lee fácilmente.

Dispatches From The Edge no va a ganar premios de literatura como Doña Bárbara o 100 Años de Soledad, pero nos recuerda que un poco más allá hay personas pasando por el infierno en la tierra, personas que necesitan ayuda, situaciones que no deberían pasar y gente aprovechándose de ellas.

Es un libro que lo humaniza y sensibiliza,- más aún-, a uno.

Recomendable, totalmente recomendable.

El Pollo





6 comentarios:

Fat Bastard dijo...

donde estan las culos?

El Pollo dijo...

No te gustó Zsa, Zsa?

Anónimo dijo...

culos/culos/culos...

Fat Bastard dijo...

NO! Jovenes, ricas, sabrosas... y contemporaneas por favor!

fernanda dijo...

sabes si esta en español este libro ?

El Pollo dijo...

Fernanda,

Lastimosamente creo que no está en español.

Saludos

El Pollo