jueves, diciembre 20, 2007

¿La Edad Importa?

El otro día discutía con una queridísima amiga sobre si una diferencia de edad -digamos de más de cinco años- se podría convertir en un issue en una relación de pareja. Ella argumentaba que era un gran problema porque el mayor había vivido muchas más cosas que la menor y que eso podría evitar un mejor disfrute de las etapas no vividas por ella. Por falta de tiempo y espacio y por culpa de algunas neuronas afectadas por el alcohol no se pudo terminar la conversa, pero me parece muy interesante el tema para la discusión con nuestros lectores.

Lo primero que habría que decir es que la cosa comienza con la dicotomía entre los verbo ser y estar. Ser más viejo, implica que el año de nacimiento que aparece en el pasaporte es anterior al de la otra persona; es decir es un peo cronológico. Estar más viejo, está relacionado con una cuestión de actitud, de manera de ver la vida, de asumir el barranco cronológico. Ser o no ser/estar o no estar, he allí el dilema.



Una vez le oí decir a un filósofo callejero -al ser inquirido sobre su predilección por la mujeres más jóvenes- que la mujer tiene la sabiduría del hombre al que abraza y el hombre tiene la vitalidad de la mujer que está a su lado. Y creo que aquí está el meollo del asunto; convertir la diferencia de edad en una relación simbiótica y no en una relación parasitaria.



Hay muchos ejemplos que podrían corroborar lo anterior pero por sólo nombrar uno, voy a citar el caso de Frida Kahlo y Diego Rivera. En mi opinión muy personal, la diferencia de edad entre ellos fue un factor fundamental para el éxito de ambos como artistas plásticos; de hecho, la sabiduría que le inyectó el “panzón” a Frida fue fundamental para el desarrollo de toda su potencialidad, lo que la transformó en la artista de renombre internacional que hoy conocemos; y la vitalidad de ella fue clave para el Diego artista y luchador social. Una simbiosis perfecta.


Para mi la edad no importa, lo que importa en realidad es que la pareja tenga cosas en común que puedan compartir, intercambiar y disfrutar, para así tripearse juntos todas las vainas de una relación sentimental.


Y para ti; ¿La edad importa?


Ciro









16 comentarios:

Anónimo dijo...

Sería más que fabuloso que no importara, pero si importa lamentablemente. He visto a mi hermana casada con un hombre 18 años mayor que ella, y créeme, que pesa y mucho. Aunque el quiera mantener una actitud jovial, le pesa la edad, el calendario, eso es algo con lo que no se puede luchar.
(Además que para mi, yo particularmente no quisiera un hombre con imagen de padre sino una pareja, pero bueno, esa soy yo) mi esposo me lleva dos años, no llega a los 48 todavía y ya le tuve que inyectar la primera dosis de testosterona porque le cayó bajo los niveles adecuados, entonces? me vas a decir que no importa? claro que importa!
Un hombre tan mayor tiene otra forma de ver la vida, ha sido criado de forma diferente, claro que hay casos que funcionan, pero por lo general no es así. Las mujeres terminan dejando al viejito en casa y jugando cartas con las amigas o en el cine por las tardes... No sé, si me llegara a quedar sola, creo que me buscaría un hombre 4 0 5 años MENOR que yo.

Jeanjovi dijo...

Pues, así como cada cabeza es un mundo, cada pareja también. Eso depende. Conozco mujeres que se han casado con hombres mucho mayores y les ha ido super bien (+ de 15 años de diferencia), al menos ahora. También he visto mujeres con hombres mucho más jóvenes (+ de 15 años) y también les va bien.

Supongo que todo es relativo. En mi caso, he tenido muchos "novios" más jóvenes que yo, todo va bien hasta que se les sale el pañal por algún lado y es un fastidio calarse niñerías de una pareja. También he tenido unos cuantos "mayores", pero algunos ya tienen achaques y justifican todo diciendo: "pero, hija, ya tengo 40 años", ay no, qué va... Si es así a los 40, ¿cómo será cuando tenga 80? Guíllate.

Desde otro punto de vista, ya cuando una mujer tiene cierta edad, lo que prefiere es tener una pareja que ya tenga su vida hecha, es decir, que tenga su trabajo estable, su casa, etc, no que siga brincando cual Peter Pan, el eterno adolescente, pero bueno, como me dijeron una vez... "la estabilidad que te ofrece uno de 40, te lo da en la cama uno de 30". Ahí me jodieron.

Pero bueno, todo es relativo y creo que la edad está en el espíritu.

Fat Bastard dijo...

Ciro, ya te quieres raspar a una carajita? asalta cuna!

Anónimo dijo...

Bobo,

Y quien no?

Ciro Pepe dijo...

A todos gracias por los comentarios!

Lo primero que hay que aclarar es que yo nunca hable de una diferencia de edad TAN grande como la que sugiere la anonima 1; quiza se malinterpreto el ejemplo de Frida y Diego, el cual era solo para dar un referente utilizando una pareja famosa.

Fat Bastard, cualquier parecido con la ralidad es pura coincidencia!

Ciro Pepe dijo...

Perdon primera anonima,

Se me olvido decirte algo MUY importante: buenisimo que pienses en tener un hombre menor, yo no hable de quien deberia ser menor!

Anónimo dijo...

El tamaño importa!

Nona dijo...

Un ensaye fantastico! Estoy de acuerdo contigo Ciro. Creo que los "older men/women" y "younger men/women" ambos tienen sus propios atraciones, depende de tu prefencia y tu situacion. Que piensas y que prefieres ? :-)

Frank dijo...

Habrá que preguntarle al panita Sarkosy que tal el tema con la panita Bruni a quien le lleva 14 años...

Mi opinión: cada caso es diferente, hay jovenes que han vivido más que gente mayor y hasta le pueden enseñar muchas cosas (y no me refiero a sexo, o no solo a sexo). Hay gente joven que parecen ancianos y al revés...

Anónimo dijo...

Yo siempre fui vieja prematura y por eso me casé con un hombre que me lleva 21 años. Nunca soporté a los hombres de mi edad. A veces mi marido no me aguanta el trote en la cama, pero es mucho mas romantico que cualquier joven. Prefiero calidad que cantidad.

Anónimo dijo...

Tengo una amiga que le dicen la abuelita!!

Leo dijo...

Ciro, nunca había estado tan de acuerdo con este postulado del SER y ESTAR. Al fin encuentro a alguien que logra presentar la diferencia en un plano tan trascendental como la edad. Y esto puede llevarse a otros planos que construyen la esencia humana entre el ser y el estar:
- En el sexo: A los 60 años ERES viejo. Con Viagra, ESTAS adolescente.
- En el trabajo: A los 60 ERES viejo. Con 20 tazas de café, ESTAS adolescente
- Cayéndole a una jevita: A los 60 ERES un viejo. Con unos tragos, ESTAS adolescente.
- En sociedad: A los 60 ERES un viejo. Con unos panas jodiendo, ESTAS adolescente.
- Ante una enfermedad: Solo y a los 60 ERES un viejo. Si te acompaña una mujer ESTAS como un carajito (y esta conducta ocurre a cualquier edad de los hombres).
Ante tales posibilidades de pasar de la vejez a la juventud en segundos, lo que habría que plantearse no es la diferencia entre los verbos SER y ESTAR, sino si me gusta un culito y yo le gusto. En ese momento el único pensamiento que cabe es ¡vamos a echarle bola! y ahí vemos qué tan viejo estamos.

Ciro Pepe dijo...

Leo,

Usted es un filosofo!! Lo invito a escribir en la Tribu Global, para que comparta su sabiduria con nosotros!!!

Anónimo dijo...

Cuando pensamos en la edad, pensamos en la edad cronológica y eso es importante, pero creo que peca un poco en la superficialidad. ¿Alguno de nosotros ha calculado su edad psíquica o espiritual? ¿Eso se puede hacer? Ojalá se pudiera, sería fantástico. Sin embargo, el hecho de que no se pueda calcular no quiere decir que no exista. El hombre moderno ha estado tan interesado en controlarlo todo que ha encasillado los hechos de la vida en parcelas etarias. ¡Qué horror! Se supone que la gente aprende a gatear a los tantos meses, a caminar a tal edad, a controlar esfínteres en otro momento específico, a jugar a tal otra, etc. etc, etc. Todos sabemos por experiencia propia que los ritmos son individuales y que no hay nada más relativo que estos encasillamientos.
¿Cómo podríamos explicar que personas tan jóvenes luzcan tan antiguas, pesadas, tradicioneales y poco aventureras? ¿Cómo se explica que personas de más edad sean más aventureras, arriesgadas, estén siempre dispuestas a comenzar, a explorar el mundo como desde el inicio de la vida lo hacen los niños? Bueno, supongo que lo que sucede es que no hay fórmulas. En lo personal, puedo dar dos ejemplos cercanos.
Mi padre es poeta, tiene 78 años de edad, es TRECE AÑOS mayor que mi madre, y es un hombre absolutamente feliz, enérgico físicamente y sigue escribiendo. ¿Eso se llama vejez o se llama vitalidad?
Mi esposo es seis años mayor que yo y me contactó a lo largo de estos intensos 13 de años de matrimonio, que no cambiaría por nada en el mundo, con la parte más divertida y aventurera de la vida.

Ciro Pepe dijo...

Anonima,

Excelente comentario y excelentes ejemplos!

Anónimo dijo...

La edad solo es un numero que nos indica cuanto tiempo hemos vivido,mas no indica quienes somos de verdad. Hay personas mas chicas que maduran muy rapido por circustancias de la vida que los llevan hacer asi. Hay peronsas que son mayores pero han tenido todo y ven la vida muy facil eso a veces los hace inmaduros. " mas vale siempre querer y añorar porque aveces tenerlo todo liquida" lo importante es lo que se siente estando con esa persona y no hay barrera alguna para lograrlo.. siempre habiendo confianza , cariño y mucho amor , no creo que nada en el mundo los separe.

La edad es solo un numero..